PHOTOPASSION

Mire vuestra merced —respondió Sancho— que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino.
De “El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”
Miguel de Cervantes.

Mire vuestra merced —respondió Sancho— que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino.

De “El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”

Miguel de Cervantes.

  1. viruji posted this